Un espacio para lo que nunca se dice

SOBREVIVIR

Lleva las venas cosidas con disciplina. El llanto atado a los labios. Marca el paso para no detenerse. Se rinde tras cada victoria.

Anuncios