Diálogos cotidianos

EL MURO

Llevaba armadas ya veinticuatro arrastratelas y comenzabmuro-de-berlin-portada-clarina con la número veinticinco, así que debía hacer como tres horas que había comenzado mi jornada en la fábrica. Recuerdo bien esa cifra porque fue la última que vi bajo mi ficha del turno de tarde de Véritas. Sigue leyendo

Anuncios

¿Y SI NOS DEJAMOS DE TONTERÍAS?

El marketing no tiene nada de malo en sí mismo. Tampoco aplicado a la literatura. Trabajo en medios de comunicación, y cada día recibo notas de prensa con llamativos titulares sobre nuevos títulos, leo noticias sobre novedosas campañas publicitarias o de promoción sobre autores, editoriales y libros, me envían ranking sobre lo mejor de cada género y hasta me obsequian con merchandising de las últimas novedades. Sigue leyendo

UNA RESEÑA

BUSCANDO UN LUGAR EN EL MUNDO

Silence, de Alba Sabina Pérez

silenceEl silencio puede ser cura o castigo, impuesto o buscado, circunstancial o permanente… El silencio para Claudia es imposible…. y una Costa. Costa del Silencio. Allí acude en busca de algo que acalle el ruido que la rodea y que la inunda al mismo tiempo.                                                                                                             Sigue leyendo

DE TIEMPO Y MIRADAS

Lo recuerdo perfectamente. Hace ya seis años. No todos contábamos con wifi en casa como norma ni con smartphones que nos abren una ventana al mundo desde la taza del water, así que el momento de ver nuestros emails y echarle un vistazo al facebook era ese rato después de comer en la redacción (no pongas esa cara, tú también lo hacías y por entonces no era pecado mortal). Lo recuerdo porque por aquellos días conocí al que se estaba convirtiendo en mi mejor amigo, y hoy es mi amor y compañero de viaje. Sigue leyendo

HISTORIA DE UN VAGÓN DE METRO

image

PRÓXIMA ESTACIÓN, ESPERANZA

Seis años después de que comenzase la crisis, la realidad para miles de personas se ha convertido en algo más que un periodo de desaceleración económica.

Bésame mucho. Eso tararea su violín en en el vagón de cola en el que me siento en la estación de Bilbao. No conozco su nombre ni su historia, pero cruza una sonrisa con mi mirada distraída y con ese gesto le pone banda sonora a este viaje. Sigue leyendo